frailes franciscanos
12 octubre 2021 21:10hrs
Jessica Martin.
La Romería

Los Franciscanos y la Virgen de Zapopan: Un legado de amor

Los Franciscanos nos hablan de su perspectiva de la Romería y de la trascendencia de la Virgen de Zapopan en su comunidad compuesta por frailes, sacerdotes y monjas.

Cuatrocientos años han pasado desde que Fray Antonio de Segovia llegara a lo que hoy es el municipio de Zapopan con la imagen de 34 cm de caña de maíz de la Virgen de Zapopan, que según dice la historia convertiría a más de 6,000 indígenas al catolicismo.

A 287 años de que la ahora tradicional Romería de la Llevada de la Virgen de Zapopan tenga una ruta y duración específica, nos queda la obligación y hasta el deber de conocer más de sus portadores, no sólo los danzantes o la Guardia de Honor son los únicos que resguardan esta peregrinación son también los Frailes Menores de la Comunidad Franciscana quienes durante años han resguardado la imagen que le da vida a esta festividad.

Los Franciscanos y la Romería

Al respecto, en el marco de la Romería 2021 hablamos con el OFM. Gilberto Hernández, (Gil), Encargado de Medios de Comunicación de la Provincia de los Santos Francisco y Santiago en Zapopan, (ubicado en la región Occidente que en su división competen los estados de Jalisco, Aguascalientes, San Luis Potosí y Zacatecas), para contarnos de esta misión de amor desde la perspectiva de San Francisco de Asís y Santa Clara.

En entrevista exclusiva con los Franciscanos

Fray Gilberto comentó como ellos pese a que no todos los miembros de la llamada “Orden menor de Frailes” están aquí, sí persiguen y mantienen la visión mariana, por lo que siguen conmemorando la Romería desde el sitio en donde se encuentren, pues encomendados primeramente a Dios y con los mandamientos de San Francisco de Asís, seguir evangelizando y atendiendo desde sus tres perspectivas centrales de los votos de humildad, pobreza y castidad.

Su advocación mariana ha sido tan grande y devota que, tras haber sido receptores de la imagen de la Zapopana que primeramente Fray Antonio de Segovia dejó a los indígenas de la zona en una capilla que posteriormente se derrumbó por fuerzas de la naturaleza, han restaurado alrededor de 10 veces la figura de caña de maíz de la Virgen de la Expectación, (primera advocación de la hoy llamada también Generala de la Nueva Galicia).

Tres momentos para conmemorar a la Zapopana

Al respecto, Fray Gil nos cuenta que ellos tienen tres momentos importantes con la Zapopanita: la misa de Renovación del Patrocinio celebrada por la Arquidiócesis de Guadalajara el 11 de octubre para los Franciscanos; el 12 de octubre como la fecha de la culminación de la Romería y el 18 de diciembre, fecha en la que se conmemora la fiesta litúrgica para la Virgen de la Expectación, (esto se dice por el relicario que posee la imagen en su abdomen que muestra a Jesús).

Patrocinio de la Zapopana

Ha sido tan trascendente que hace 100 años el Papa en turno permitió que la Provincia Franciscana obtuviese la advocación de los Santos de Francisco y Santiago, así como de la Virgen de Zapopan a quien resguardan cada día desde hace cientos de años como un legado de amor.

Desde una perspectiva de “minoridad” o mejor dicho de humildad y disposición para el servicio, la comunidad franciscana en la que encontramos frailes, sacerdotes, monjas Clarisas, seglares franciscanos, miembros de la Guardia de Honor de la Virgen en la Romería, entre otros atienden la labor principal de resguardar a la Zapopana, recibir a los peregrinos y darles contención espiritual, así como bendecir todas las peregrinaciones que pasan por la Basílica de Zapopan.


Ellos también son los principales organizadores de los ocho meses de peregrinación de La Generala en la Romería, siendo quienes transportan, mueven y analizan las sedes y traslados de la sagrada imagen.

Evangelizando desde el amor

Así pues, a 100 años de patrocinio, los franciscanos siguen evangelizando desde el amor, con humanismo acercando a la fe católica a cientos de miles de personas que visitan su Basílica que actualmente puede contener 120 personas sentadas en bancas o 230 de pié en momento de celebraciones, (sin restricciones por pandemia, puesto que los números naturalmente son menores hoy día por ello).

La Basílica, un patrimonio arquitectónico de la nación declarado por el INAH, es casa de 65 frailes y sacerdotes que día con día, resguardan a la Virgen Viajera o Virgen de la Expectación, y que hoy, han recibido de vuelta en casa.

Listos, para seguir con su encomienda mariana de evangelización al tiempo de su saludo: “Paz y bien”.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado