Conoce la leyenda de la Monja de El Refugio en Tlaquepaque

Fue hospital, convento y actualmente es Centro Cultural, nos referimos al Refugio de Tlaquepaque, sin embargo, este lugar encierra historias fascinantes.

18 noviembre 2022 12:50hrs
Jorge Kirschner
Azteca Noticias Jalisco

El día de hoy vamos a conocer un poquito sobre este lugar emblemático, el Centro Cultural El Refugio, un sitio lleno de leyendas que conoceremos a través del cronista Bernardo Casas.

El inmueble de estilo Colonial de aproximadamente 10,000 metros cuadrados según los historiadores inició su construcción entre el año 1859 a 1885, hay quienes argumentan que se encontró una piedra del edificio con la fecha grabada de 1859 y los segundos dan por motivo la ausencia de documentos históricos que hablen de este edificio antes de 1885.

“Es el mito es que desde épocas de la Reforma había servido para comunicarse a los reformistas cuando se hizo refugio en el 85 del siglo XIX y había tres casa aquí que tenían estos pozos; otra leyenda también es que los Cristeros entraban y salían por aquí”, narró Bernardo Casas, cronista.

Funcionó como hospital y como casa de retiro hasta el 31 de mayo de 1979, fecha en que fue cerrado y abandonado. Seis años después en 1985 el edificio fue rescatado.

“Fue un hospital al mismo tiempo que sería un convento, las monjas estaban aquí en algún lugar, por ahí atendiendo a los enfermos con las monjas de la caridad; entonces por 50 años tuvo esa vocación como hospital de caridad con pacientes de diversas índoles, entre ellas psicológicas, lo que ahora es la escuela de artes plásticas era donde estaban los enfermos mentales”, contó Bernardo Casas, cronista de Tlaquepaque.

Este sitio se llenó de tradiciones y leyendas, como aquella que dice que una monja cuida del recinto del Refugio.

Algunos aseguran el espíritu de la monja cuida su tesoro

“Aquí hay historias del lugar que invitan a la reflexión en cuánto cosas que dicen que existen del más allá, por ejemplo; dicen que los ventarrones que de repente que cierran todas las puertas hacen que suene como a vidrios rotos que caen al suelo haciendo un estruendo de los mil diablos y sin embargo cuando van no pasó nada, dicen que es la monja del Refugio la que causa esto”, añadió Bernardo Casas, cronista.

Su lugar favorito es donde aún dicen continúa enterrado su tesoro, en lo que era antiguamente la capilla.

Actualmente este lugar es un museo y Centro Cultural.

Leyenda o no, algunos aseguran haberla visto, incluso platicar con esta monja, pero usted tendrá la última palabra al visitar el sitio y comentar si logra verla o sentir su presencia.

Contenido relacionado
×