besar
14 octubre 2021 18:10hrs
Jessica Martin.
Noticias

Vuélvete un experto con tu pareja con estos 10 pasos

La sexualidad es un aspecto básico en la vida del ser humano, por ello, es importante que sepamos qué hacer o qué no hacer para disfrutar al máximo.

La sexualidad es un aspecto básico en la vida del ser humano posterior a entrar en una edad reproductiva, por ello, es importante que sepamos qué hacer o qué no hacer para disfrutar al máximo y minimizar cualquier circunstancia que pueda ser dañina o peligrosa a la larga.

Lo indispensable para iniciar tu vida sexual

Primero antes que nada si eres mujer debes tener en cuenta que al presentar tu primera menstruación es recomendable acudir al ginecólogo para que te explique sobre cómo es un sangrado normal y lo relacionado a este proceso; por otro lado, en una etapa más adulta de tu vida cuando decides iniciar tu sexualidad o genitalidad acudir nuevamente con el médico te supondrá llegar más informado al acto, sabiendo sobre los diferentes métodos anticonceptivos y dándote la posibilidad de cuidar de ti y tu pareja.

Ahora, aunque si bien el hombre suele llevar el “primer paso” de la insinuación sexual, los tiempos han cambiado mucho y comienza a ser cada vez más frecuente que también ellas den el acercamiento para que todo suceda.

Algunos tips para volverte un Dios

Si bien, en la cama no hay receta y cada uno tiene gustos, preferencias y posiciones elegidas, lo cierto es que, hay algunos buenos tips imperdibles que te ayudarán a mejorar tu desempeño en el “tango vertical”.

1. Dispón del tiempo y lugar necesario: Si bien el cambio de escenarios puede ser interesante, si es la primera vez, quizás un lugar relajado, ambientado, privado y en el que no haya posibilidad de interrupciones o visitantes inesperados, podría fomentar un espacio que cree esa “burbuja mágica”.

2. Ten autoconocimiento: la autoexploración del placer a través de las zonas erógenas o sensibles y el reconocimiento del cuerpo propio sin juzgar o tener expectativas de la industria cinematográfica, ayudarán a que tu estrés se reduzca y no te preocupe que se vea tal o cual zona, en hombres y mujeres es totalmente normal el vello, llantitas, estrías o cicatrices que pudieran o no gustarnos. ¡Deja de preocuparte por eso!

3. Habla y escucha: el diálogo sobre lo que queremos intentar, conocer, probar o nos disgusta es la base de un entendimiento correcto en la cama, hay que monitorear cómo vamos a través de observación, los gestos, respiración, sudoración y verbalización que seguramente te podrán dar un “buen norte” de cómo vas. Por otro lado, en el juego previo una buena plática podría calentar el ambiente.

4. Bájale al consumo de industria XXX: Si bien cada quién sabe qué consume, es bien sabido que este tipo de materiales promueven la cosificación del hombre o la mujer y promueve una industria de trata de blancas e incluso abusos. Por otro lado, las constantes comparaciones en la duración de un encuentro sexual, el tamaño de los atributos o la apariencia de estos no son los reales ni los normales.

5. Recuerda que es un proceso: Para una mujer todo inicia mucho antes eligiendo la lencería y ropa que utilizará, porque incluso si de primera instancia “no se ve”, la hará sentirse cómoda con lo que lleva y su actitud lo traslucirá. Por otro lado, cada momento cuenta, desde que nos vemos y saludamos, hasta que empieza a sobrar la ropa y faltar el aire, el durante la relación y el posterior son tiempos con una gran carga emotiva, romántica y erótica que se deben cuidar y respetar. El sexo no comienza con la penetración.

6. Anímate a probar cosas nuevas: El cuarto y la cama son lugares para divertirnos y pasarla bien, (con anticonceptivo y preservativo para poder hacer una planificación familiar correcta y evitar enfermedades de transmisión sexual, obviamente), respetando los límites que hayan dialogado y cuidando del cuerpo y sentimientos del otro, pero, es importante que en esa sinceridad probemos cosas distintas que nos hagan salir de la rutina, como un cambio de posición, escenario, hablar con un sexólogo por la inclusión de juguetes y su uso / cuidado.

7. Sé respetuoso y cariñoso: Dicen por ahí que antes de todo hasta te ayudan a desvestirte, y después cada quién lo hace por su lado, y esto no debe de ser siempre así. El que nos interesemos en acurrucarnos, platicar o dormir, bañarnos, compartir café, comida o un espacio posterior de refracción del gozo, hace sentir a la otra persona no sólo querida sino respetada y valorada más allá del deseo sexual.

8. Hagan acuerdos: En estos tiempos de internet y viralidad, hay que ser cuidadosos con lo que hacemos o los mensajes o materiales que podemos tomar con el celular, por ende, si deciden practicar sexting, tomar fotografías o vídeos del acto e incluso hacer “hot chat”, usen mensajes temporales en los sistemas de mensajería, acuerden eliminar las fotos o videos y jamás compartan o respalden el contenido. ¡La seguridad va primero! Todo debe ser siempre consensuado sin presión o falta de disposición de alguna de las partes.

9. No te apresures: La penetración no es el final del acto o el principio del mismo, lleven un ritmo que funcione para ambas partes e incluso anímate a cambiar de posición o espacio. Recuerden que hay mucho más cuerpo por explorar.

10. Sé precavido: Si bien muchas cosas pueden oírse divertidas o sonar interesantes en una película, como el “club de las mil millas”, hay espacios que definitivamente no están destinadas a que dos se encuentren de esta manera, siempre ten cuidado de no acabar en sitios públicos que podrían acarrear “faltas a la moral”, o arriesgar la reputación, imagen o sencillamente comodidad de tu pareja o la propia.

Siempre ten en cuenta que...

Por otro lado, hay lugares que podrían resultar peligrosos como la bañera de pie, el mar, el coche, (sobre todo sin freno de mano), en sitios al aire libre y un largo etc.

Recuerda que el sexo no es una carrera y aunque el tiempo promedio oscila de 15 a 45 minutos según los sexólogos y expertos en estos temas a nivel internacional, una mujer puede ser multiorgásmica y los espacios de descanso entre “rounds” podrían darte el momento perfecto para reponer energías. ¡La noche es larga y nadie dijo que sólo se hace una vez!

Somos seres humanos, por ello, será imprescindible que además, nunca dejen de hablar sobre cualquier disgusto, duda o sentimiento que pudiera dañar una relación, el diálogo es indispensable y una fuente primaria de una correcta responsabilidad afectiva.

Unos datos imperdibles

Y si te falta incentivo para poner lo anterior en práctica, además de una búsqueda en internet sobre tantra, el libro rojo del placer, huevos y ejercicios de Kegel, te damos dos datos imperdibles: Según la intensidad y duración, con cada beso podríamos quemar de seis a cien calorías. Concretamente, un beso intenso puede quemar hasta 12 calorías por minuto y ayuda a ejercitar más de cincuenta músculos faciales; por otro lado, según un estudio de la Universidad de Montreal tener media hora de cúpula equivale a una quema de 69 calorías en mujeres y 101 calorías en los hombres.

Entonces… ¿Ya armaste planes para más tarde?

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado