13 de abril - Día Internacional del Beso
06 julio 2022 14:07hrs
Jessica Martin
Arte y cultura

06 de julio - El Día Internacional del Beso Robado

¡Un, dos, beso! Besar es sin duda una muestra de amor, pero, durante la pandemia extrañamos mucho esta muestra de afecto que hasta día en el calendario tiene.

Cada 13 de abril se celebra una de las fechas favoritas de los románticos el “Día Internacional del Beso”, establecido desde 13 de abril de 2012, (hace literalmente diez años), cuando una pareja en Tailandia registró el beso más largo del mundo que duró 46 horas, 24 minutos y 9 segundos, que le valió un Récord Guinness y además el proclamar esta fecha como el día del beso en todo el mundo.

Sin embargo, este día no es el único que celebramos los besos, pues también el 06 de julio es el “Día Internacional del Beso Robado” ya que este día en 1945 al acabar la guerra en Estados Unidos sucedió un beso espontáneo en Nueva York en Times Square, entre un marín y una mujer a plena calle, quienes llenos de euforia compartieron el tierno momento.

Beso icónico - Fin Segunda Guerra mundial - Historia del beso

La historia del beso a través del tiempo

Besar es algo inherente al ser humano, y aunque en la adolescencia nos preocupa mucho saber besar o incluso “hacerlo bien”, en realidad, es un instinto primario que tenemos como mamífero que en cierto sentido antecede a la procreación , (espero no ofender a nadie, pero incluso es prueba genética de compatibilidad… ¿No sabías eso, verdad?).

Pero bueno, sea como fuere, el caso es que históricamente es muy difícil situar “cuándo nació el beso”, digo, nadie en realidad se puso a escribir como adolescente en diario “hoy alguien unió sus bocas por primera vez” y si lo hicieron, ese registro no nos llegó a la actualidad. En fin, quizás, el primer beso fue cuando los homínidos alimentaban a su cría con la boca como hacen los pájaros con sus crías para entregar un “bolo alimenticio fácil de digerir”.

Aunque haya quién sugiere que esto era una práctica más íntima popularizada en los “bacanales” de Roma y Grecia y un tipo de “estrategia para dar placer en puntos erógenos ” que podría haber salido de ese libro rojo del placer que medio en broma dice la gente que “explica cómo amarnos” escrito el siglo III después de Cristo…

Fuera como fuere, el primer vestigio de un beso viene de Oriente, ahí se encontraron tallas de piedra en templos en la India y luego se comenzaría a ver cada vez más en labrados, pinturas, dibujos, etc., que asumen que fue promovido por Alejandro el Magno en sus intentos de conquistar todo el continente Europeo.

Beso de verdadero amor - el beso como sello - dia internacional del beso

El beso y su peso como “símbolo” de diversas cosas

Los besos son algo de la cotidianeidad actual, pero no siempre ha sido lo que es hoy, ya que en los considerados “clásicos de la literatura” como “La Odisea” e incluso en textos percibidos como sagrados, como la Biblia católica y sus versiones protestantes – cristianas, han visto el beso como un acto que se vuelve un “sello”, “garante”, “cortesía”, “muestra de posesión o aceptación” y ante todo “símbolo”, ya sea en el caso de Judas besando a su maestro en la mejilla antes de venderlo por unas monedas, los Reyes ante Obispos o Papas, etc.

Dependiendo de a quién le preguntes y qué cultura refieras verán los besos de una forma u otra, por un lado los Celtas lo veían como un remedio de medicina natural, (por todos los anticuerpos que tenemos en la boca y saliva); o en Persia que era una muestra de fraternidad, (cosa que aún pasa hoy día en Francia pero con dos besos, uno en cada mejilla).

Con el paso de los años, besar se hizo algo más fraterno como el beso en la boca que aún practican los italianos y portugueses, donde no se ve como un gesto sexualizado o erótico, sino como un acto afectuoso que se valora desde la perspectiva de cómo y con quién se hace.

Ahora bien, el beso como “contrato de matrimonio” o de “amor eterno”, podría tener raíces en las creencias populares paganas de que era por la boca donde entraba y salía el alma o el “insuflo de vida”, (por eso hay quién dice en Oriente que “cuando suspiras pierdes un poco de alma”), señalando que este momento en el que compartes aliento unía los espíritus de ambas personas, esto también se popularizó hasta nuestros días por el mito del “beso del verdadero amor” de los cuentos de hadas, remedio infalible para cualquier brujería o hechizo. Demostrando así, que si bien, aún en la antigüedad era aprehensivo el hecho de besarse en cualquier momento delante del público, el misticismo y la carga emotiva y espiritual estaban impresos en dichas historias.

Esto posicionó al ósculo como un “contrato de amor” al popularizar la tradición de besarse al final de una boda, pero no fue mejor “visto” socialmente hasta la primera Revolución Industrial, (más o menos en el 1900), cuando besar dejó de ser “tabú" y fue socialmente medio aceptado que las parejas lo realizaran a vista de la sociedad… Aunque con curiosas salvedades: sólo se besaba en público el casado, el sentenciado a muerte, quien se despedía para la guerra o si coincidías debajo del muérdago en nochebuena.

Tardaría otros 30 a 50 años para que “el beso fuera libre” gracias al romanticismo y los artistas quienes desde sus diferentes áreas como dramaturgos, escritores, escultores, ilustradores, pintores, entre otros, comenzaron a hacer patente este acto en sus obras, haciendo por ende, que la exposición constante de este acto hiciera que poco a poco las personas no pudieran criticar tan duramente el gesto y lo dejaran con menos candados “morales”, (aunque podemos ver bien claramente hasta 1960 que muchas veces un beso era suficiente para mandar a la gente al altar sin casi conocerse).

Los beneficios de besar para la salud - Dia internacional del beso

El beso y sus estímulos en el cuerpo

Visto desde una perspectiva fisiológica, el beso puede compararse a una “droga natural” que genera en los individuos un incremento de la oxitocina, (la hormona asociada al placer y enamoramiento), crear un vínculo afectivo e incluso hormonas asociadas con la felicidad como la serotonina y endorfina.

Los besos o de forma científica “ósculos” funcionan también como una prueba de compatibilidad genética ya que nuestro cerebro reptil capta las hormonas de los participantes y manda señales a nuestros neuroreceptores que indican la probabilidad de “criar con éxito”, (incluso si conscientemente no lo pensamos, nuestro cuerpo no nos dejará huir tan fácil del instinto).

Además, los médicos también han señalado que besarse podría tener cualidades buenas para la salud: eliminar el dolor de cabeza, combatir las caries, (los gestos de un beso apasionado elimina la placa de los dientes); quemar calorías, (unas 8 a 16 por beso), y ejercitar los 20 músculos faciales que le brindan tono y soporte al rostro y cuello.

Dicho lo anterior y con la pandemia prácticamente controlada… ¿Ya estás corriendo a besar a tu ser amado o te estás tardando?

Es que celebremos lo que celebremos, el beso… El buen y tradicional beso es sin duda una gran opción, ya decía el escritor alemán Emil Ludwig: “La decisión del primer beso es la más crucial en cualquier historia de amor, porque contiene dentro de sí la rendición”. Y nosotros nos rendimos a dar un beso, (o varios), a quienes amamos porque… ¿Para qué prohibirnos tan dulce gozo?

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado