Lo que nadie te dice del postparto y deberías saber
Pexels / Lisa Fotios
08 septiembre 2022 20:09hrs
Jessica Martin
Arte y cultura

Lo que nadie te dice del postparto y deberías saber

Muchas veces queremos ir a visitar a nuestros amigos que tienen un nuevo bebé en casa, sin embargo, no podemos considerar que quizás no nos quieren ahí.

Vamos a ser sinceros, el nacimiento de un bebé es siempre un motivo de alegría, independientemente de su el niño o la niña nacieron bonitos o “curiositos”, lo cierto es que causa una felicidad generalizada que queremos compartir al lado de nuestros seres queridos, primero en las visitas al hospital y luego a la casa de la pareja que acaba de formar una familia demostrando el fruto de su amor .

Pero quizás no hemos considerado si de verdad somos bienvenidos, al menos durante la cuarentena a hacer una visita.

Lo que las embarazadas viven en el postparto y no cuentan

Cuando nace un bebé se nos hace fácil visitar en el hospital y es relativamente sencillo, sobre todo porque es un ambiente controlado en donde los doctores, enfermeras y demás personas hacen que la estadía sea cómoda, pues si algo necesita el recién nacido podrá ser atendido por los padres primerizos o por el personal de salud.

Sin embargo, todo cambia cuando vas a tu casa por condiciones que quizás las mujeres no revelamos pero hoy diremos:

1. Un ser humano acaba de salir de ti y si fue parto natural “allá donde no te puedo platicar” pasó de tener un radio de alrededor de 3 centímetros hasta 10, lo que tardará en acomodarse unos días. Por su parte, si fue cesárea te abrieron siete capas de piel que luego requirieron de tener al menos diez puntos de sutura que cuando te mueves duelen.
2. La faja te corta la respiración, te pica la piel y las estrías te duelen, arden y molestan, necesitando tener un vendaje especial, una faja de manta y hasta una faja reductiva que mantenga todos tus órganos en su lugar.
3. Estás sangrado peor que en un periodo menstrual, cada que te mueves, ríes o estornudas se te sale pipi. (Suena horrible pero es cierto y con el tiempo se acomoda cuando la vejiga y el útero vuelven a su lugar).
4. Te sientes triste, (y es perfectamente normal por el cambio hormonal y el exceso de prolactina), cansada y estás durmiendo mal porque el bebé tampoco duerme más de tres horas seguidas.

5. Estás asustada, porque un ser humano que no se puede expresar te necesita todo el tiempo y requiere apoyo para poder comer, dormir, bañarse y todo lo demás.
6. Pierdes espacio personal, los primeros cuarenta días todo el tiempo es el bebé, lo que acaba en que no tengas chance de bañarte más de 5 minutos, comer y dormir correctamente, arreglarte, tener actividades de ocio o descansar.
7. Amamantar duele y de hecho los tres primeros días tienes fiebre, escalofríos y una especie de gripa en lo que el calostro, (la primera leche), baja correctamente y aprendes a usar pezoneras, sacaleches y demás indumentarias.
8. No sabes cómo priorizar tus roles sin perderte, de repente pasas de tener un nombre a ser “la mamá de” y es muy pesado porque no quieres olvidar tu individualidad, tu aspecto de pareja y tener tiempo de calidad con tu novio o esposo.

Lo que ninguna mamá te dice del postparto

¿Qué hacer para facilitar una visita a un bebé recién nacido?

Aunque mi consejo sería que no visites a una recién parida si no te lo pide expresamente o te extienden una invitación primero, lo cierto es que si de cualquier manera quieres hacer una visita porque son familiares cercanos considera esto:

1. Lleva comida preparada sin picante, harinas o lácteos, tener algo qué comer sin que debas cocinar es un lujo en esos días.
2. Avisa de tu visita con mucha anterioridad.
3. No extiendas la visita más de 2 horas, en cuanto el bebé llore porque quiere comer, sería tu pista para no incomodar.
4. Regala algo útil como pañales o mamelucos, podrá parecer simple pero son caros cuando compras en los volúmenes que un recién nacido necesita y siempre hacen falta.
5. No opines ni des consejos no solicitados, sabemos que tienes la mejor intención pero muchas veces no hará más que frustrar y angustiar a la mamá y a los futuros padres, incluso pudiendo generar un pleito en la pareja si tienen opiniones encontradas.
6. No agarres al bebé sin lavarte las manos ni visites si te sientes enfermo.
7. Pide permiso para cargar o levantar al bebé.

Y ante todo, no te tomes nada personal durante los primeros cuarenta días de vida la nueva familia se está adaptando. ¡Pronto pasará el proceso!

Te podría interesar: Instrucciones para cumplir 30 (sin morir en el intento)

¿Qué es y cómo se aplica correctamente la técnica de RCP?

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado