Así se vivió la tercera jornada de Un Nuevo Bosque en el bosque de la Primavera, Zapopan

Un proyecto entre Fundación Azteca y por primer año unió esfuerzos con Heineken México para llevar a cabo jornadas de reforestación y restauración ambiental en diversas partes del país,

Janely Rivera
Azteca Noticias Jalisco

Apenas iniciaba el día y la alianza entre Fundación Azteca de Grupo Salinas y Heineken México ya rendía cuentas con el arranque de la tercera jornada de “Un nuevo bosque para brindar un mejor mundo” en el Bosque de la Primavera.

“Lo que estamos haciendo aquí, el día de hoy, es sembrar futuro, sembrar esperanza de la mano de Heineken de la mano también del Gobierno del Estado de Jalisco y del Gobierno Municipal. Muy contentos porque muy temprano muchas personas congregadas aquí para reforestar México”, dijo César Rivas, Director de Emprendimiento y Acción Ambiental de Fundación Azteca.

“Buscamos siempre colaborar con las comunidades, con los diferentes niveles de Gobierno para brindar un mundo mejor y todas estas acciones en conjunto con la comunidad nos hacen ser una empresa que siempre está preocupada por la sustentabilidad”, aseguró Alejandro Román, gerente de ventas de Heineken México.

Movimiento se extendió en la República Mexicana

Un compromiso socioambiental que a 21 años de su creación, como toda buena acción, se ha contagiado a lo largo de la República Mexicana.

“Era un evento solamente que se hizo en Jalisco, años después creció a dos, tres Estados, pero ya después de cinco, seis años, se volvió un movimiento nacional”, agregó Jorge Omar Sánchez, Director de Contenidos y Noticias de Azteca Jalisco.

El talento Azteca se unió

Se predica con el ejemplo y el talento Azteca hizo lo propio, apelando a la consciencia de las personas.

“Hay que ser responsables, si vamos a visitar zonas boscosas, evitar dejar las fogatas encendidas, cerciorarse de que sí se apaguen”, dijo Cecilia Cerna, talento Azteca.

Un gran respiro al pulmón tapatío

En este 2023 83 incendios acabaron con parte del bosque, pero más de 800 manos voluntarias le dieron otro respiro a este gran pulmón tapatío con la reforestación de más de mil 600 árboles de pinos y encinos endémicos de la zona.

“En la escuela, de hecho, me dieron una plática del panorama del 2030 y va a estar como feo y plantar árboles nos iba a ayudar mucho”, contó Santiago, voluntario.

Contenido relacionado