Dejar de comer carne ayuda a evitar el cambio climático
06 diciembre 2021 13:12hrs
Sarah Jiménez
Noticias

¿Dejar de comer carne ayuda a evitar el cambio climático?

Según las Naciones Unidas casi un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global proviene de la agricultura y otros usos de la tierra.

Según un estudio publicado en Lancet Planetary Health la mayoría de las personas están consumiendo menos carnes rojas, sin embargo, cambiaron ese consumo por la carne blanca. El impacto del ganado en las emisiones varía de un país a otro. A nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que más del 14% de todos los gases de efecto invernadero provienen de esta producción, incluido el metano.

Según la ONU, cuando se habla de emisiones solemos pensar en dióxido de carbono (co2), pero las emisiones del ganado también incluyen el metano, que es hasta 34 veces más dañino, causando un efecto negativo para el medio ambiente durante 100 años.

El impacto de los alimentos que consumimos

La carne de res produce la mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Se libera un promedio mundial de 50 kg de gases de efecto invernadero por cada 3,5 oz de proteína. El cordero es el que tiene la siguiente huella ambiental más alta, pero de estas emisiones son un 50% menores que las de la carne de res.

El ganado produce más metano que las aves de corral que dependen más de los alimentos importados que las vacas, lo que genera una huella de carbono en alta mar, comenta la profesora Margaret Gill, de la Universidad de Aberdeen.

La medición y comparación del impacto medioambiental de diferentes alimentos no es sencillo. La razón es por la parte de las emisiones que pueden incluir procesamiento, envasado y transporte en lugar de solo un proceso agrícola. Según una investigación realizada por la revista Science, muestra el impacto que tiene cada alimento tomando en cuenta cada uno de sus factores.

Estos son los alimentos más contaminantes con el porcentaje que causa el mayor impacto:

  • Carne (15 kg)
  • Cordero (5 kg)
  • Camarones de granja (5 kg)
  • Chocolate (5kg)
  • Peces de granja (4 kg)
  • Puerco (4 kg)
  • Pollo (4 kg)
  • Queso (4 kg)
  • Cerveza (1 kg)
  • Leche (1 kg)
  • Huevos (2 kg)
  • Café (2 kg)
  • Tofu (1 kg)
  • Frijoles (0.5 kg)
  • Nueces (0 kg)

Otros factores alrededor del mundo varían el impacto ambiental. La producción de carne de res es la principal causa de deforestación en las selvas tropicales como el Amazonas, comenta la investigadora de sostenibilidad alimentaria, Valentina Caldart.

¿Qué podemos cambiar para reducir nuestro impacto?

Aunque el verdadero impacto climático de lo que consumimos no es fácil de calcular, las huellas de carbono de los alimentos varían según cómo se producen y de dónde vienen y por lo tanto cambia con las estaciones, comenta la profesora Gill. Por lo tanto, para reducir el impacto además de dejar el consumo de carnes rojas y lácteos, pueden minimizar el desperdicio y tratar de elegir frutas y verduras de temporada.

La Profesora Gill comenta que existe, “una necesidad de transición, -aunque bastante rápida-, en lugar de un cambio abrupto”. No debes volverte vegetariano o vegano, sino llevar una dieta “flexitarian” en la cual algunos días consumas carnes y otros puedas consumir alimentos vegetarianos o veganos que tengan menos impacto en el medio ambiente.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado