Las formas de comer que sólo los jaliscienses tenemos
Pexels
17 noviembre 2022 14:23hrs
Jessica Martin
Tendencia y Viral

Las formas de comer que sólo los jaliscienses tenemos

El tipo de condimentos que ponemos en cada comida delata nuestra procedencia, increíble pero cierto, la forma de comer revela nuestro código postal.

A los tapatíos nos conocen al comer, de hecho decía mi abuela “puedes juzgar a una persona por cómo come, maneja y baila” y los jaliscienses tenemos un estilo de preparar las cosas que nadie duda de dónde somos… Si no me crees aquí te cuento algunas cosas que no entienden en otros estados.

Los platillos que los jaliscienses alteramos para comerlos

A todo le queremos echar limón, reflexiónalo: ¿agua mineral?, ¡limón!; ¿unos tacos?, ¡limón!; ¿fruta picada?, ¡limón!; ¿caldos y sopas?, ¡limón!; ¿bistec o carne en cualquier versión?, ¡limón!; ¿mariscos?, ¡limón!... La lista podría seguir pero creo que ya dejamos claro que postres, platos fuertes, entradas y hasta bebidas rigurosamente se les añade limón.

Le ponemos crema a todo, desde un huevo hasta el atún preparado, pasando por las sopas o lentejas.

Las lentejas, caldo de pollo y el arroz en Jalisco se comen con plátano.

A los esquites le decimos “elote” o “elote en vaso” lo que confunde a muchos de otros estados.

Todo lo queremos curar con tequila, desde principios de gripa o alguna enfermedad de garganta, incluso el que salgan los dientes a los bebés.

Los chilaquiles los hacemos con totopos y sólo le echamos encima la salsa, mientras que en muchos estados los chilaquiles quedan blanditos.

Todo se hace caldo desde los mariscos, cualquier tipo de carne hasta las tortillas… ¿o me van a decir que no se hace una rica sopita de tortilla a veces?, es más, conozco personas que hacen nopales en salsa de jitomate. Cuestión que muchos a fuera del estado no entienden.

Tenemos tres versiones distintas de capirotada, (que de por sí pocos se la quieren comer), y a fuerza queremos mezclar dulce con salado en este platillo de cuaresma porque todo va muy bien con el birote con piloncillo… pero nos emocionamos echándole queso, jitomate y hasta cebolla… ¿Y así quieren que otros la prueben?

Siguiendo con la comida la discusión de lonche y torta es épica, pero nadie idolatra el birote salado y lo “llora” tanto como un jalisciense lejos de su patria, de hecho, cuenta la leyenda que puedes congelar este pan y dura hasta un mes, puedes sacarlo, descongelarlo en el refrigerador y calentarlo en el horno.

Y aunque nos duela, sólo en Jalisco nos gustan las jericallas, porque muchos lo comparan con un flan quemado y aguado, digo, es muy rica pero la consistencia blanda y con la costra quemadita podría no ser tan agradable a la vista.

Usamos trapeadores en vez de jergas para recoger el agua o algún líquido derramado en el suelo, es más, ni usan jergas en las entradas de sus casas cuando llueve… ¿Por qué el afán de trapear agua cochina, explíquenme?

Sin duda, todo eso nos delata cuando estamos en otro estado queriendo comer desde platillos típicos hasta una que otra gusguera.
Y es que como Jalisco no hay dos.

Te podría interesar: ¿De dónde son las mujeres más guapas de todo Jalisco?

Más de 20 años de historia de estas deliciosas Gorditas sobre Av. la Paz

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Jalisco en Google News!
Contenido relacionado
×